Caminar por la sombra y usar protector solar: los 10 consejos para que el calor no afecte la salud

Gran parte del país está bajo alerta naranja por las altas temperaturas, mientras que zonas del centro como La Pampa están en alerta roja. Hay ciertos factores que aumentan el riesgo para la salud durante una ola de calor. Estos incluyen:

  • Tener una edad avanzada: especialmente aquellos mayores de 75 años, o quienes viven solos y que están socialmente aislados o en un hogar de adultos mayores.
  • Tener una enfermedad crónica y grave: incluyendo afecciones cardíacas, diabetes, insuficiencia respiratoria o renal, enfermedad de Parkinson o enfermedad mental grave. Los medicamentos que potencialmente afectan la función renal, la sudoración, la termorregulación o el equilibrio electrolítico pueden hacer que este grupo sea más vulnerable a los efectos del calor.
  • Tener una incapacidad para adaptar el comportamiento para mantenerse fresco: padecer alzheimer, una discapacidad, estar postrado en cama, los bebés y los chicos muy pequeños también entran en esta salvedad.
  • Tener factores ambientales y de sobreexposición: vivir en el último piso, estar sin hogar, hacer actividades o trabajos que están en lugares calurosos o al aire libre e incluyen altos niveles de esfuerzo físico.

“Con este clima agobiante, llegan los golpes de calor, que consisten en el aumento de la temperatura del cuerpo por una exposición prolongada al sol, lo que se conoce como insolación; o por realizar ejercicios en ambientes calurosos o con poca ventilación, al punto que el cuerpo pierde agua y sales esenciales para su buen funcionamiento”, define Ariel Guerrero (M.N. 83.224), médico clínico.

La exposición al calor excesivo puede provocar en algunas personas vómitos, diarrea, agotamiento, presión arterial baja, dolor de cabeza y deshidratación. Los mejores consejos para estar seguros en climas cálidos, según los expertos, incluyen:

  1. Estar atento a aquellos que pueden tener dificultades para mantenerse frescos e hidratados: las personas mayores, las que tienen afecciones subyacentes y las que viven solas están particularmente en riesgo.
  2. Mantenerse fresco en el interior, cerrando las cortinas de las habitaciones que dan al sol, y, en contrapartida, recordar que puede ser más fresco al aire libre que dentro de los ambientes.
  3. Beber muchos líquidos y evitar el exceso de alcohol.
  4. Nunca dejar a nadie en un vehículo cerrado y estacionado, especialmente bebés, niños pequeños o animales.
  5. Comprobar que las heladeras, congeladores y ventiladores funcionen correctamente.
  6. Tratar de mantenerse alejado del sol entre las 11.00 y las 15.00, cuando los rayos UV son más fuertes.
  7. Caminar a la sombra, aplicar protector solar y usar un sombrero de ala ancha, si hay que salir y exponerse al calor.
  8. Evitar el esfuerzo físico en las partes más calurosas del día.
  9. Asegurarse de llevar agua para sostener la hidratación durante el día.
  10. Comprobar que los medicamentos se pueden almacenar de acuerdo con las instrucciones del envase.

E - GRUPO CLAN