De la ilusión total a la decepción: Argentina pasó a ser vulnerable y tendrá que cambiar para volver a creer

De la ilusión excesiva a la decepción total. Una derrota sobre la que no había ni sospechas de que pudiera suceder nos dejó la peor de las sensaciones: jugando como hoy, a la Selección argentina le puede ganar cualquiera. Habrá que cambiar bastante y mejorar mucho para mantener viva la llama de ser campeones del mundo. Hay que creer, sí, pero no alcanza solo con creer y alentar. Tienen que aparecer soluciones futbolísticas para devolvernos la esperanza de hacer un gran Mundial en Qatar.

Tal vez el error haya sido querer ganar el Mundial antes de jugarlo. Pensar en ganar con la expectativa y no en la cancha. Nos pasó a nosotros, desde afuera, a mucha gente, aunque no está claro que ese haya sido el pecado de la Selección argentina. Más bien se perdió por 5 minutos para el olvido, rendimientos individuales muy bajos y jugadores que dieron ventajas físicas ante un rival que se hizo fuerte justamente en ese aspecto.

Nadie esperaba perder con Arabia Saudita. En la previa, por cierto, se contaban los goles de Argentina. Por cuántos goles era el triunfo. Los prodes grupales de los trabajan son elocuentes: 3 a 0, 4 a 0, 4 a 1, o un 2 a 0 en el peor de los casos. ¿Perder en el debut contra un seleccionado absolutamente inferior en los papeles previos? No, de ninguna manera. Ni el más pesimista.

Por eso el golpe fue tan fuerte. Un golpazo por lo inesperado. Había antecedentes que respaldaban la ilusión. La expectativa estaba allá arriba como hacía mucho tiempo no pasaba. Pero también ese clima de excesiva confianza, de “los pasamos por arriba”, pudo haber afectado a una Selección que estuvo desconocida, que pagó caro los errores, que fue superada físicamente por el adversario, y que en la cancha no demostró por qué la mayoría la daba como candidata a campeona.

El delantero argentino Lionel Messi (izquierda) tras la derrota la derrota 2-1 ante Arabia Saudí en el partido por el Grupo C del Mundial, el martes 22 de noviembre de 2022, en Lusail, Qatar. (AP Foto/Natacha Pisarenko)
El delantero argentino Lionel Messi (izquierda) tras la derrota la derrota 2-1 ante Arabia Saudí en el partido por el Grupo C del Mundial, el martes 22 de noviembre de 2022, en Lusail, Qatar. (AP Foto/Natacha Pisarenko)

No todo está perdido: tragar veneno, cambiar y ganar

No todo está perdido, por supuesto. Ganarle a México y Polonia es posible para clasificar primero o segundo. Pero avanzar a octavos de final, y que toque quien toque. Ya no se puede elegir, tampoco sirve, porque si te puede ganar Arabia Saudita te pude ganar cualquiera. Eso sí: para lograrlo no alcanza con creer o tener fe. Se necesitan decisiones acertadas del DT para que jueguen realmente los que están 10 puntos y mejores rendimientos individuales.

Llegó el momento de hacer autocrítica y tragar veneno. De encerrarse y decirse las cosas en la cara, de cambiar todo lo que haya que cambiar y salir a jugar los dos partidos que quedan con el cuchillo entre los dientes. Todavía se puede mejorar, ganar y crecer como equipo. Aunque está claro que el margen de error se achicó demasiado. El margen ahora es cero.

Para Scaloni, sobre todo, se viene el gran desafío de acertar en la toma de decisiones y que jueguen los futbolistas que realmente están 10 puntos. Ya no hay tiempo para recuperar jugadores en plena competencia.

Nunca es bueno perder: cómo reaccionará Argentina a la derrota

Perder nunca es bueno. Lo dijo Scaloni en la conferencia de prensa. Ni en el primero, ni en el segundo ni en el tercer partido. Ahora, habrá que ver cómo es la reacción del equipo ante la derrota. El grupo llegó al Mundial en ganador y con un invicto de 36 partidos. Se había acostumbrado a ganar y ahora tiene que reaccionar de la mejor manera ante un golpe tan inesperado como inoportuno. A veces, de lo malo se saca lo mejor para resurgir. Es ahora donde se verá la fortaleza anímica de estos jugadores que se han mostrado unidos y con un objetivo en común: jugar los siete partidos del Mundial.

Que llegue el sábado cuanto antes: México, rival a la vista

Además de preocupación, arrancar perdiendo en el Mundial va a generar mucha incertidumbre en todos. Todo lo contrario a cómo llegamos a Qatar. Había un montón de certezas que ahora se transforman en dudas y preguntas: ¿jugaron los que mejor estaban? ¿Scaloni puso en cancha jugadores por sus antecedentes y no por el presente futbolístico? ¿Se vienen muchos cambios contra México? Serán días difíciles pero habrá que ganarle a la desilusión inicial. El sábado a las 16 será a ganar o ganar. Que llegue cuanto antes.

Scroll Up