Las medidas que tomó el Gobierno tras el acuerdo con el FMI y los cuestionamientos del kirchnerismo

El Gobierno se comprometió con el FMI a mostrar orden en una serie de metas económicas. La primera revisión de los técnicos del organismo será en mayo y Martín Guzmán ya empezó a tomar medidas concretas para llegar a los números comprometidos.

“En el acuerdo con el Fondo hay tres metas relevantes que están viendo todos: fiscal, emisión y reservas netas. En el primer trimestre de 2022, las tres metas se cumplieron”, señaló el economista Fernando Marull, socio de FM&A.

Para llegar a esa situación, entre otras cosas, el Banco Central aceleró la devaluación del tipo de cambio oficial para “cerrar por abajo” la brecha cambiaria y subió la tasa de interés; el Gobierno avanza en un nuevo aumento de tarifas; y rechazó incrementar la cantidad de planes sociales.

Definiciones sobre la suba de tarifas

El punto más álgido entre los compromisos que el Gobierno asumió ante el FMI pasa por la rebaja de subsidios energéticos. La idea es que su peso sobre el PBI caiga en 0,6 puntos porcentuales. Para eso, el ajuste es inevitable.

Para ello, el Gobierno presentó un esquema de segmentación que quitará los subsidios al 10% de usuarios residenciales con mayores ingresos y limitará los aumentos de los servicios públicos para que sean inferiores a la variación salarial.

Darío Martínez, secretario de Energía (Foto: Telam)
Darío Martínez, secretario de Energía (Foto: Telam)

Aún cuando la segmentación cumpliría, en principio, con propuestas que el kirchnerismo duro elaboró a través del Instituto Patria, la interna continúa. Asociaciones de consumidores cercanas al kirchnerismo pidieron por carta a Guzmán que las audiencias públicas de fines de abril sean en formato presencial y reclamaron que sea el propio ministro de Economía quien presente y defienda el cronograma de aumentos acordado con el FMI.

A la vez, y pese a la instrucción del ministerio de Economía, ni el ENRE ni el Enargas llamaron a las audiencias públicas para definir las subas en las tarifas. Por ello, este jueves la secretaría de Energía decidió hacer la convocatoria. Están previstas para el 10, 11 y 12 mayo y los aumentos llegarían en junio.

Gasto social y tensión en la calle

En las últimas semanas se multiplicaron los reclamos de las organizaciones sociales por más planes sociales. Pese a la tensión en la calle, el Gobierno se resistió a incrementar los cupos del plan Potenciar Trabajo, que era uno de los ejes del pedido.

En cambio, el ministerio de Desarrollo Social ofreció financiar la reconversión de planes sociales en unidades productivas. El titular de la cartera, Juan Zabaleta, rechazó la idea de quitar la asistencia a quienes cortan calles, como había propuesto el jefe de Gobierno porteño, Horario Rodríguez Larreta.

El líder del Frente Patria Grande, Juan Grabois, respaldó el acampe la Unión Piquetera sobre la 9 de Julio para reclamar más planes sociales. (Foto NA).
El líder del Frente Patria Grande, Juan Grabois, respaldó el acampe la Unión Piquetera sobre la 9 de Julio para reclamar más planes sociales. (Foto NA).

La protección social ha sido una de las banderas del kirchnerismo duro y recortar el gasto en subsidios es otro de los puntos de tensión. De hecho, Juan Grabois, un dirigente social cercano a La Cámpora, apoyó uno de los acampes piqueteros en la avenida 9 de julio y sumó tensión a la interna oficial.

Además de los subsidios para asistir a los desocupados, otra parte del gasto social se destina a las políticas de protección de la infancia. Al respecto, Marull advirtió que el acuerdo con el FMI incluye una meta para limitar al 1% del PBI el “gasto social”, que el economista define como la suma de la AUH, la tarjeta Alimentar y las becas Progresar. “Esta meta será difícil de cumplir, puesto que en 2021 por este concepto de gasto representó casi el 1,3% PBI”, sostuvo.

Las medidas que tomó el Gobierno tras el acuerdo con el FMI y los cuestionamientos del kirchnerismo

“Más difícil será bajarlo teniendo en cuenta que el gasto en AUH está indexado por la fórmula de movilidad (igual a jubilaciones), la Tarjeta Alimentar ya va a aumentar 50% en mayo (de $12.000 a $18.000 para 3 hijos) y el programa Progresar ya subió 78% (a $6400). Adicionalmente, estas metas no son restrictivas, por lo que damos por hecho que no se van a terminar cumpliendo dada la delicada situación social”, agregó.

Scroll Up