Putín vuelve bombardear Kiev en respuesta al hundimiento de su buque insignia

Rusia ha cumplido muy rápido su promesa de volver atacar Kiev tras el duro revés militar que significó el hundimiento del buque insignia de su flota en el Mar Negro. El Ministerio de Defensa ruso ha confirmado este viernes por la mañana que sus fuerzas armadas han destruido una estratégica fábrica de misiles de la capital ucraniana

«Esta noche, misiles navales de largo alcance Kalibr alcanzaron un emplazamiento militar en los alrededores de Kiev. El ataque en la planta de Zhulyany Vizar destruyó una cadena de fabricación de misiles de largo alcance antiaéreos y antibuques», ha asegurado el portavoz Ígor Konashenkov a través de un comunicado.

El Kremlin ha anunciado que aumentará los ataques contra la capital «en respuesta a los ataques terroristas y de sabotaje en territorio ruso». La ofensiva rusa se recrudece también en el este, con la toma en Mariupol de una planta metalúrgica.

Según Moscú, la acería Ilich ha sido ocupada «por grupos militares rusos y unidades de la Milicia Popular de Donetsk» días después de la rendición de alrededor de un millar de soldados. Se trata de una empresa de la firma Metinvest, perteneciente al hombre más rico de Ucrania antes de la guerra, el oligarca Rinat Ajmétov.

El ataque de este viernes en Kiev es el más significativo desde que las tropas rusas se retiraron de la capital y concentraran todos sus esfuerzos bélicos en el este del país.

El Kremlin no presentó pruebas acerca de las presuntas acciones de Ucrania, pero el anuncio se da poco después de que el presidente ucraniano Volodimir Zelenski se comunicara con su par estadounidense Joe Biden.

Un barco ruso disparando un misil naval de largo alcance Kalibr.

El mandatario norteamericano se comprometió a entregar equipo militar pesado a Ucrania, una movida inédita hasta el momento, a medida que la ofensiva rusa se recrudece en la región del Donbás. Lo mismo hizo la UE, que aprobó un paquete de 500 millones de euros para rearmar al Ejército ucraniano a través de equipos no letales y combustible. «U Occidente ayuda a Ucrania a detener a Putin, o Putin continuará expandiendo su imperio, matando a miles de mujeres y niños», avisó Zelenski a sus aliados.

El líder ucraniano ha entrado en una fase de mayor presión sobre sus aliados occidentales, y de hecho vetó la visita a Kiev del presidente alemán Frank-Walter Steinmeier por considerar que Berlín escatima la asistencia militar al Ejército ucraniano.

 

Scroll Up