Golpearon a una compañera de escuela antes de tirarla al río: se fueron a cenar y ella murió ahogada

La justicia francesa condenó a 10 años de prisión a dos adolescentes acusados de matar a una compañera de colegio, Alisha, de 14 años, a la que golpearon y tiraron al río Sena “para no dejar rastros”. El caso ocurrió el 8 de marzo de 2021, día internacional de la Mujer, y provocó una fuerte conmoción en Francia.

Un tribunal de menores de Pontoise, al noroeste de París, impuso esa pena el jueves a los acusados, un chico y una chica de 16 años, por el “homicidio” de la menor y no por “asesinato”, al considerar que no pudo demostrarse la premeditación.

La fiscalía había pedido 18 años de cárcel para los adolescentes, cuyos nombres no trascendieron al tratarse de menores. El fiscal recurrió el fallo para lograr una condena mayor.

Familiares de Alisha con un retrato de la joven en los tribunales. (Foto: gentileza la Gazette du Val-d'Oise).
Familiares de Alisha con un retrato de la joven en los tribunales. (Foto: gentileza la Gazette du Val-d’Oise).

Los adolescentes “eran plenamente conscientes” de la situación

Durante el juicio, que duró cuatro días y se celebró a puertas cerradas, el juez reconoció sin embargo que los dos alumnos de secundaria eran “plenamente conscientes” de la situación y “no podían ignorar el estado manifiesto de la víctima” que les “suplicó” antes de que la tiraran al agua.

El fallo fue también rechazado por la familia de Alisha. “No es normal, esperaba algo más de la Justicia. Ellos saldrán de prisión en 10 años. Han matado a mi hija, la tiraron al agua”, gritó el jueves la madre de la víctima en los pasillos del palacio de Justicia.

Durante la investigación, trascendió que, gimiendo e incapaz de moverse tras una brutal golpiza, Alisha le suplicó a su compañera de clase que no la arrojen al agua, antes de ser empujada al Sena por la pareja “para no dejar pruebas”, según reconoció luego el chico.

El lugar donde ocurrió el crimen de Alisha, en el norte de París. (Foto: Reuters).
El lugar donde ocurrió el crimen de Alisha, en el norte de París. (Foto: Reuters).

El abogado del joven Franck Berton, defendió por su parte el fallo al considerar que los jóvenes habían conspirado para cometer violencias, pero no habían premeditado matar a Alisha.

De amigos a victimarios: como se llegó al bullying y al crimen

El chico y la chica, en prisión preventiva desde hace un año, conocieron a Alisha en septiembre de 2020, al inicio del curso en un liceo profesional de Argenteuil, al noroeste de Paris.

Rápidamente, los tres se hicieron amigos y Alisha tuvo un breve romance con T., el varón, que luego salió con J., la otra chica. La relación entre los tres “se degradó rápidamente, entre romances y rivalidades de adolescentes”, explicó entonces el fiscal de Pontoise.

Pronto comenzó el acoso. T. hackeó la cuenta de Snapchat de Alisha y luego publicó fotos íntimas de la joven, lo que le valió ser suspendido de la escuela.

Ccientos de personas marcharon en Argenteuil para reclamar justicia por Alisha en marzo de 2021. (Foto: AFP/Martin Bureau).
Ccientos de personas marcharon en Argenteuil para reclamar justicia por Alisha en marzo de 2021. (Foto: AFP/Martin Bureau).

Luego, según los investigadores, T. realizó macabras búsquedas en la web: “Asesinato de menor”; “Condena por asesinato de menor” y hasta “muelles del Sena, Argenteuil”, el lugar donde luego citó con su novia a Alisha para atacarla.

Cómo fue el crimen de Alisha

El 1 de marzo estalló una pelea entre la víctima y J. en la escuela. El 8 de marzo, J. acordó con Alisha encontrarse en los muelles del Sena “para charlar”. Pero escondido detrás de una columna la esperaba también T. Lo que siguió fue una lluvia de golpes.

Después de la emboscada fatal, la pareja fue a comer a un McDonald’s y hasta se jactó que habían “matado a alguien” en diálogo con otro compañero, indicó La Gazette du Val-d’Oise.

Golpearon a una compañera de escuela antes de tirarla al río: se fueron a cenar y ella murió ahogada

La madre de Alisha señaló la desaparición de su hija ese mismo día y el cuerpo de la joven fue encontrado horas después, sumergido en un metro de agua al pie de un viaducto sobre el Sena. El rostro hinchado de la adolescente y los rastros de sangre descubiertos en el lugar sugieren la implacabilidad mostrada por sus asesinos.

La pareja fue detenida horas después, tras un llamado de la madre de T a la policía. Su hijo y J. le habían confesado lo que habían hecho y ella los instó a entregarse.

Este crimen conmocionó el país y sacó a relucir el acoso en las redes sociales.

Scroll Up