Axel Kicillof mira de reojo la danza de candidatos del PRO y ajusta su campaña en busca de la reelección

Axel Kicillof repite en cada entrevista que da por estos días -y en algunas reuniones de gestión y políticas- que “todavía falta” para pensar en su candidatura a la reelección por la gobernación bonaerense. Haciendo base en la Costa Atlántica y en pleno frenesí de temporada alta de verano, sí le pide a la dirigencia oficialista recordar con qué provincia se encontró. A su alrededor empujan una reelección, pero saben que la definición final será en buena medida de Cristina Kirchner. Mientras tanto, el gobernador recorre.

En el dispositivo de verano que planeó a finales del año pasado, se definió que los días miércoles haga una recorrida por algún municipio turístico y sus alrededores; que aproveche ese día para llevar adelante las Conferencias de Verano y que esas actividades incluyan algún anuncio. Las últimas mediciones que el gobierno bonaerense hizo sobre la actividad turística en la provincia de Buenos Aires marcó que en la semana del 2 al 8 de enero por los destinos turísticos pasaron 1.315.202 visitantes con ocupación al 100% en las localidades de Aguas Verdes, Camet Norte, Monte Hermoso y Pehuén-Có. La idea: mostrar que hay movimiento, consumo y futuro. Todo, con un ojo puesto en cómo los precandidatos de la oposición también recorren la Costa Atlántica.

Esta semana que finaliza, el mandatario tuvo agenda en el municipio de Tres Arroyos con una foto política en las playas de Claromecó. Como contó Infobae, un grupo de intendentes de la Sexta sección electoral -la región sur de la provincia- pidieron por su reelección, en el marco de un almuerzo que ofreció Kicillof. La reunión tuvo la particularidad de que juntó a (casi) todas las tribus del Frente de Todos de la región, con excepción del Frente Renovador, que en Tres Arroyos está representado por el ex diputado provincial Pablo Garate, que por las diferencias que mantiene con el diputado Carlos “Cuto” Moreno -una de las pocas espadas legislativas con las que cuenta el gobernador- no fue parte de las actividades. Ni él, ni los concejales que le responden en el municipio que, detrás de Bahía Blanca, es el segundo en peso electoral de una sección electoral, que este año pone en juego seis lugares para el Senado provincial. El resto de los espacios: La Cámpora, sindicatos e intendentes sí lo acompañaron.

El gobernador aún no confirmó que irá por la reelección, pero trabaja en modo de campañaEl gobernador aún no confirmó que irá por la reelección, pero trabaja en modo de campaña

Pese a las internas locales, la actividad del miércoles último también incluyó una reunión con sectores productivos de la la región sudeste bonaerense, a la que también fueron invitados -y asistieron- intendentes de Juntos. Hasta Tres Arroyos llegaron Marino Uset (Coronel Rosales), Miguel Gargaglione (San Cayetano), Martín Randazzo (General La Madrid), Facundo Castelli (Púan) y Esteban Reino (Balcarce). El plan, en este tipo de encuentros, es mostrar la amplitud del gobernador en medio de los reclamos que también aparecieron estos días por el nuevo cálculo del Coeficiente Único de Distribución (CUD), la unidad que define cuántos recursos le corresponde a cada municipio por la coparticipación provincial y que año a año se renueva. Como detalló Infobae, de los 58 municipios cuyos intendentes pertenecen a Juntos por el Cambio, 43 registraron un recorte en los recursos que recibirán respecto del 2022, lo cual generó algunos reclamos de parte de la oposición.

La semana que viene, el gobernador tendrá actividades en Pinamar. Un distrito gobernado por el intendente del PRO, Martín Yeza, quién además es jefe de los equipos técnicos del diputado nacional y precandidato a la gobernación Cristian Ritondo. En una reciente entrevista, Yeza le dijo a Infobae que “Kicillof tiene un problema con las personas que pensamos diferente”, y que al mandatario provincial “le molesta los lugares en donde hay un intendente que no es de su propio partido político”.

La jornada del miércoles, en el municipio de Pinamar, será un punto alto en la incipiente campaña bonaerense que ya empezó a correr. Luego, la última semana de enero, llegará a Villa Gesell, jornada que incluirá una “mateada” con vecinos, buscando recuperar la dinámica de cercanía que por momentos tuvo su campaña electoral en 2019.

“Todas las semanas aparece un candidato nuevo”, suele repetir Kicillof sobre la dirigencia opositora y sus intenciones de pelear por la gobernación bonaerense. Lo concreto es que, además de la gestión, cerca de Kicillof no dejan de mirar lo que sucede con el espacio opositor que hoy tiene a los diputados nacionales Diego Santilli y Cristian Ritondo; a los intendentes de Lanús, Néstor Grindetti, y de Capitán Sarmiento, Javier Igual, y al senador bonaerense y ex intendente de San Miguel, Joaquín De la Torre, con auspicio de Patricia Bullrich.

Horacio Rodríguez Larreta, Gerardo Morales, Martín Lousteau y Diego Santilli Horacio Rodríguez Larreta, Gerardo Morales, Martín Lousteau y Diego Santilli

“Nuestra intención y para lo que hoy trabajamos es para que Axel vaya por la reelección en términos electorales”, deslizan cerca del gobernador ante la consulta de este medio. En el entorno de Kicillof saben también que la decisión no pasará exclusivamente por el mandatario y que en buena medida será la opinión de Cristina Kirchner la que termine pesando.

Allí asoman también algunos factores internos. Kicillof necesita el acompañamiento pleno del Frente de Todos. Algunos intendentes peronistas ya pidieron a viva voz su reelección; mientras que otros -sobre todos los que gobiernan distritos de peso- aún no hacen tan explícito su deseo para que el actual mandatario vaya por otro período. Imaginan allí a uno de los suyos. Por ahora, el nombre por el que hubo un incipiente consenso fue el del Jefe de Gabinete e intendente en uso de licencia de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde. El funcionario provincial no dio señales al respecto.

También, por ahora, en La Cámpora toman distancia de la discusión de candidaturas. Con presencia en el Gabinete de Axel Kicillof a traves del control de distintos ministeriosel espacio que conduce Máximo Kirchner se encuentra en silencio en lo que refiere a la estrategia electoral. En esa instancia se mantendrá hasta más entrado el año electoral y, puntualmente, cuando Cristina Kirchner, que le dijo a la dirigencia que tenía el bastón de mariscal para salir a la cancha, marque el camino. Para la pelea interna, Kicillof cuenta a su favor con respaldo de la Vicepresidenta.

E - GRUPO CLAN