HIJOS despidió a Hebe con una emotiva marcha bajo la lluvia en Plaza de Mayo

La agrupación HIJOS despidió este domingo a la fallecida presidenta de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, con una ronda en la Plaza de Mayo con la consigna «Hasta la victoria siempre, Hebe».

Foto Alfredo Luna

Foto: Alfredo Luna

A partir de las 17, las personas que llegaban a la plaza se sumaban a la clásica ronda en torno a la Pirámide, y Federico, uno de los primeros asistentes dijo emocionado a Télam que «el legado de Hebe ya es un triunfo, porque la lucha no muere con las madres, sigue».

«No suelo venir los jueves pero hoy sentí que tenía que estar», enfatizó.

 

Foto Alfredo Luna

Foto: Alfredo Luna

En las rejas que rodean la Pirámide, pese a la lluvia por momentos fuerte, los participantes colgaban carteles de agradecimiento, flores y mensajes, y un pañuelo blanco con la frase «Gracias Hebe» resumía las palabras de todas las muestras de afecto que simbolizaban la gratitud por la lucha y la vida de Hebe de Bonafini.

Foto Alfredo Luna

Foto: Alfredo Luna

«Hebe deja un ejemplo de lucha y convicciones. Tenemos el deber los que quedamos de seguir el camino que ella y todas las Madres nos enseñaron», afirmó a esta agencia Carlos, un miembro de Hijos. Aldo, otro integrante de esa organización de hijos de desaparecidos, resumió: «Hebe siempre combatió y no se achicó».

Foto Alfredo Luna

Foto: Alfredo Luna

Acompañaron a Hijos muchas familias o personas que de manera individual y espontánea acudieron a la plaza donde las Madres realizan las tradicionales rondas los jueves para recordar a Hebe de Bonafini en el día de su fallecimiento.

Foto Alfredo Luna

Foto: Alfredo Luna

También se sumaron a la convocatoria militantes de La Cámpora y activistas del colectivo trans, quienes con sus banderas se agregaron a la incesante rueda y con el clásico cántico «Madres de la Plaza, el pueblo las abraza».

Foto Alfredo Luna

Foto: Alfredo Luna

Debido a la intensidad de la lluvia y después de dos horas de ronda ininterrumpida, algunos se fueron retirando mientras otros se refugiaron bajo los árboles y techos de la calle Hipólito Yrigoyen, a un costado de la Plaza de Mayo, y desde ahí continuaban cantando y dando aliento a los pocos que aún bajo el agua seguían marchando en círculo en el histórico paseo.

Scroll Up