Mensajes y advertencias: los actos por Malvinas volvieron a evidenciar la interna oficialista

Cómo el 24 de marzo pasado, otra fecha conmemorativa volvió a exponer la interna del Frente de Todos, que ya nadie se preocupa por ocultar. Este sábado, Alberto Fernández y Cristina Kirchner encabezaron actos separados por el Día del Veterano y de los Caídos en la Guerra de Malvinas, en el 40° aniversario del inicio del conflicto. La vicepresidenta, además, dejó mensajes directos para el Presidente.

Alberto Fernández llevó adelante un homenaje en el Museo Malvinas (en la exEsma) acompañado por gran parte del Gabinete nacional, expresidentes latinoamericanos, legisladores, referentes de derechos humanos, y familiares de caídos y excombatientes. Incluso el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, fue de la partida. No así la vicepresidenta.

A diferencia del homenaje que encabezó por el Día de la Memoria, el acto de este sábado por Malvinas no incluyó de parte del Presidente ninguna referencia a la interna oficialista, abierta tras el acuerdo con el FMI. La ausencia de la vicepresidenta contrastó, en todo caso, con el lema de la convocatoria que el propio Gobierno nacional lanzó desde sus organismos oficiales: “Malvinas nos une”.

El 24 de marzo, Alberto Fernández había realizado un sobrio acto en el Centro Cultural de la Ciencia, junto a referentes de derechos humanos. “El día de la memoria es irónicamente el día en el que más unidos estamos porque tenemos una sola consigna: Verdad y Justicia”, dijo. En ese mismo momento, La Cámpora daba una importante muestra fuerza, con una masiva marcha de impronta netamente cristinista.

Alberto Fernández publicó en su cuenta de la red social Instagram una foto con los exmandatarios de Bolivia, Evo morales, de Paraguay, Fernando Lugo, y Uruguay, José Mujica (Foto: Télam).
Alberto Fernández publicó en su cuenta de la red social Instagram una foto con los exmandatarios de Bolivia, Evo morales, de Paraguay, Fernando Lugo, y Uruguay, José Mujica (Foto: Télam).

Este 2 de abril, Fernández se limitó a reivindicar la lucha por la soberanía de las islas, y a homenajear a veteranos y familiares de los caídos en la guerra. Luego del acto, el Presidente publicó en su cuenta de Instagram una foto con los exmandatarios de Bolivia, Evo morales; de Paraguay, Fernando Lugo; y Uruguay, José Mujica; y les agradeció “el compromiso por la unidad latinoamericana”.

Por la tarde, Cristina Kirchner encabezó una actividad en el salón Azul del Senado, donde entregó diplomas de distinción a 17 excombatientes de Malvinas que trabajan en el Congreso de la Nación, acompañada por el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa.

No hubo cuestión protocolar que le impidiera a la vicepresidenta y titular del Senado participar de ambos actos. Después de todo, Massa sí había acompañado a Alberto Fernández por la mañana.

Cristina no solo se quedó en el gesto: el discurso de la vicepresidenta dejó un mensaje para el Presidente y un dardo envenenado para la vocera presidencial, Gabriela Cerruti.

Cristina Kirchner: un mensaje implícito en su regalo para Alberto Fernández y una advertencia para Gabriela Cerruti

Nacido el 2 de abril de 1959, el presidente Alberto Fernández cumplió este sábado 63 años. La vicepresidenta se las arregló para introducir la interna oficialista en su regalo de cumpleaños.

Diario de una temporada en el quinto piso”, de Juan Carlos Torre, es el libro que Cristina Kirchner eligió obsequiarle al Presidente. La obra relata los complejos años del gobierno de Raúl Alfonsín desde el Ministerio de Economía.

Torre fue miembro del equipo económico del ministro de Economía alfonsinista, Juan Vital Sourrouille. El libro relata “la trastienda de las negociaciones con el FMI y funcionarios de los Estados Unidos; con la CGTlos empresarios y la oposición peronista; en el marco de una transición a la democracia asediada por fuertes presiones hiperinflacionarias”.

“(José Luis) Machinea era miembro del gabinete económico de Sourrouille. Marchó a Estados Unidos, para entrevistarse con el titular del Banco Mundial y pedirle un préstamo de 4.000 millones de dólares para privatizar el polo siderúrgico y el polo petroquímico. El presidente del Banco Mundial le dijo que no iba a poder ser: ‘Estados Unidos se va a oponer, porque compiten con el sector siderúrgico y petroquímico de ustedes’”, relató la vicepresidenta.

“El problema no es de Estados Unidos, el problema es de nosotros los argentinosEstados Unidos lo que hace es defender sus intereses, ojalá todos tuviéramos la misma actitud”, agregó.

Antes, Cristina Kirchner había apuntado contra Gabriela Cerruti. “Hoy se lo mandé de regalo al Presidente, para que después la vocera no diga que no le regalo nada, viste. Ya veo que el lunes dice ‘miren si será mala la vicepresidenta que ni siquiera le da un regalito de cumpleaños’. Así que le mandé el libro, que es muy interesante y de una extraordinaria actualidad”, disparó.

La vicepresidenta, Cristina Kirchner, encabezó un acto homenaje a los excombatientes de Malvinas en el Congreso (Foto: Télam).
La vicepresidenta, Cristina Kirchner, encabezó un acto homenaje a los excombatientes de Malvinas en el Congreso (Foto: Télam).Por: SENADO ARGENTINA | Charly Diaz Azcue

Una alerta para Cerruti: no es la primera vez que la vicepresidenta carga contra un vocero de Alberto Fernández. Juan Pablo Biondi, el vocero del Presidente cuando todavía no existía formalmente el cargo, debió renunciar en septiembre del año pasado en plena crisis de Gabinete y horas después de que, en una carta, Cristina lo acusara de realizar operaciones de prensa en su contra.

El acto que encabezó la vicepresidenta tuvo un capítulo que, a la luz de su discurso y sus mensajes al Presidente, resultó anecdótico. Aldo Leiva (FdT), el primer excombatiente de Malvinas en convertirse en diputado nacional, había abierto el homenaje.

“Señora Presidenta… yo le voy a decir Presidenta. Y no del Senado. Para mí, es mi Presidenta”, dijo Leiva mirando a Cristina Kirchner. Ella reía.

Scroll Up