Pese al pedido de Alberto, el Senado no tratará el pliego de Rafecas para la procuración

El pliego del juez federal Daniel Rafecas para ser procurador general seguirá sin tratarse en el Senado, aun cuando fue incluido por Alberto Fernández en el temario de sesiones extraordinarias que empezó este lunes y culmina el 28 de febrero.

Fuentes del bloque Frente de Todos conducido por José Mayans confirmaron a LPO que sólo podrían convocar a una audiencia si Diputados reflota la reforma del Ministerio Público impulsada por Cristina Kirchner y aprobada en el Senado en 2020. Es misión imposible: el Frente de Todos tiene minoría en esa Cámara y el oficialismo no está interesado en abrir el debate.

 

La reforma de la procuración le recorta el poder al procurador, porque pierde el carácter vitalicio, se le asigna un mandato de 5 años y aumentan las facultades del Congreso para supervisarlo. Además, desplaza a Eduardo Casal, que ejerce el cargo en forma provisoria desde 2017 y resistió los embates del kirchnerismo para renunciar.

Cuando la reforma se trató, Rafecas aclaró que no asumiría la procuración si se sancionaba, pero en Diputados el oficialismo nunca consiguió los aliados y su renunciamiento no fue necesario.

 

Tampoco fue llamado una sola vez a la Comisión de Acuerdos del Senado para exponer su pliego. La preside la kirchnerista Anabel Fernández Sagasti y hay una mayoría oficialista que alcanza para dictaminar, aunque en el recinto son necesario dos tercios, sólo posibles de alcanzar con respaldo de Juntos por el Cambio.

Por presión de Elisa Carrió, en junio de 2021 el principal frente opositor anticipó que facilitará esos votos. Intentaba detener una gestión de Máximo Kirchner para sancionar la reforma del Ministerio Público, que finalmente no prosperó.

La incorporación del pliego de Rafecas en extraordinarias sorprendió a los referentes del Frente de Todos del Senado y la entendieron como otro capítulo de la tensión entre el presidente y la vice, por demás incómodo en el inicio de un año electoral.

El pliego de Rafecas nunca se trató porque Cristina Kirchner intentó antes sancionar una reforma que le quitaría al procurador su cargo vitalicio. Alberto lo sumó a sesiones extraordinarias para que se debate en febrero, pero no será posible.

El bloque volvió a ser coordinado por Mayans, quien retornó a sus funciones con 16 kilos menos, después de una licencia de tres meses por una delicada intervención quirúrgica.

El formoseño, que fue visitado por el presidente durante su internación en el Hospital Italiano, mantuvo la semana pasada una reunión de más de una hora con Cristina para repasar el temario de extraordinarias que envió Alberto. El pliego de Rafecas no estuvo entre las prioridades.

En la Rosada aclararon que la incorporación no se trató de una chicana de Alberto a la vice sino de «una formalidad», pero sin embargo los años anteriores Rafecas no figuró en el temario de extraordinarias. A los senadores no los conformó. «No puedo creer como insiste con temas que nos dividen», fue la frase elegida para expresar el fastidio.

 

El presidente nunca cicatrizó la herida por no haber conseguido que ni siquiera llamen al juez para defender su candidatura como jefe de fiscales y en una de sus últimas entrevistas televisivas de 2022 dijo no conocer los motivos. A los pocos días reclamó su citación durante en el verano, pero no será posible.

Pese al pedido de Alberto, el Senado no tratará el pliego de Rafecas para la procuración

 

 

 

El temario de extraordinarias tiene sólo 6 temas para el Senado y en el mejor de los casos se aprobarán algunos en una sesión la última semana de febrero, antes de ratificar las autoridades. Son los que ya tienen  consenso en el oficialismo, como alcoholemia cero y el plan nacional de ciencia y técnica.

Iban a aprobarse en una última sesión de diciembre, pero nunca fue convocada porque el Frente de Todos tenía varias ausencias y no logró consensuar con Juntos por el Cambio.

Si consigue asistencia perfecta de los propios y aliados, Mayans sumará 38 votos, uno más que la mayoría. Es lo que intentará para la última semana del mes.

El temario de extraordinarias dejó algunas sorpresas para los senadores como la omisión de dos leyes que iban a aprobarse en diciembre y deberán esperar al menos hasta marzo: la equidad de género en las asociaciones civiles deportivas y el carácter permanente del certificado único de discapacidad (CUD).

La primera fue aprobada en Diputados tras una fuerte presión del presidente de la AFA Claudio «Chiqui» Tapia para frenarla. No fue posible, tuvo dictamen del Senado, pero nunca llegó al recinto.

El CUD permanente fue impulsado por el diputado de Evolución radical Martín Tetaz y su par Carla Carrizo, tuvo respaldo del oficialismo pero fue necesaria una modificación pedida por la Agencia de Discapacidad. Se aprobó por unanimidad en la Cámara baja y parecía no tener resistencia en el Senado. Para Alberto no es una prioridad.

E - GRUPO CLAN