Los robots-mozos ganan espacio en los restaurantes y se convirtieron en tendencia en varias ciudades del mundo

Aunque existen desde hace tiempo, comenzaron a usarse de manera masiva en diferentes restaurantes de todo el mundo durante la pandemia. Hoy, cada vez más locales gastronómicos los incluyen dentro de su servicio para sorpresa de sus comensales. Se trata de los nuevos meseros autómatas, una tendencia que se expande cada vez más a lo largo de diferentes ciudades.

Luego de finalizadas las restricciones y cuarentenas a causa del Covid-19, la escasez de personal en el sector presentó la oportunidad para los empresarios de introducir robots de servicio para cumplir con la función de ayudar a los camareros.

Estos nuevas máquinas de solamente 1.30 metros de altura que toman pedidos, transportan vajilla y llevan la comida a las mesas, entusiasma tanto a clientes como a los empresarios gastronómicos.

Un novedoso robot mesero que circula por el restaurante, toma pedidos y lleva la comida a las mesas. (Foto: Henning Kaiser/dpa)
Un novedoso robot mesero que circula por el restaurante, toma pedidos y lleva la comida a las mesas. (Foto: Henning Kaiser/dpa)Por: Henning Kaiser/dpa

La automatización parece ser el futuro del sector gastronómico. Por un lado, estos simpáticos aparatos no solo solucionan la falta de personal, sino que aumentan la eficiencia del negocio y facilitan las tareas del personal, al que no sustituyen, sino que complementan.

Cómo funcionan los robots-mozos

Las máquinas de servicio autónomo de los restaurantes pueden llevar muchos pedidos a la vez, recorrer el local a paso ligero y trabajar sin parar. Además, funcionan como dispositivos de transporte de cargas, cajas y botellas, ya que soportan hasta diez kilos en cada una de las cuatro grandes bandejas que tienen. De este modo, el robot alivia al personal de servicio de este agotador trabajo.

Una de sus principales funciones es la de tomar pedidos mediante reconocimiento de voz y, por supuesto, entregar la comida. Al llegar a las mesas, permiten a los comensales tomar ellos mismos los platos de una de las cuatro bandejas que tienen.

La máquina cuenta con una pantalla táctil que está ubicada en la “cabeza” y sirve para realizar nuevas órdenes, pagar o solicitar otro servicio.

Un sistema de sensores le permite evitar tropiezos con mesas y personas que transitan por el local. Además, tienen un set de parlantes que les permite saludar a clientes, cantar el Feliz cumpleaños y agradecer al recibir comentarios.

Según varios de los empresarios que ya los están usando en sus negocios, los robots despiertan fascinación y son una atracción en sí mismas.

Comensales reciben sus platos del robot-mozo. (Foto: Henning Kaiser/dpa)
Comensales reciben sus platos del robot-mozo. (Foto: Henning Kaiser/dpa)Por: Henning Kaiser/dpa

Nueva tendencia en restaurantes

El número de robots-mozos está en pleno aumento. Con locales gastronómicos de grandes ciudades y sitios turísticos que cada vez les cuesta más encontrar personal de servicio, los autómatas que entregan comida son una opción interesante para los empresarios.

En cuanto a su costo, se consiguen por 10.000 euros y, dependiendo de las posibilidades digitales, algunos cuestan mucho más, pero tienen la ventaja de que pueden utilizarse sin interrupción y su vida útil, según prometen sus fabricantes, es de varios años, con posibilidades de actualización.

Los restaurantes que cuentan con sus servicios afirman que los autómatas son fiables y por el momento no han presentado fallos de software.

Y aunque está claro que todavía no pueden sustituir a los empleados humanos, tampoco se espera que lo hagan: el contacto con otra persona y una atención cálida y competente son indispensables y sigue siendo un factor determinante a la hora de elegir un lugar donde ir a cenar.

Un valor agregado para los restaurantes

De aspecto simpático, atractivo diseño y voz agradable, los mozos autómatas suelen agotar las reservas de los locales en los que “trabajan” y despiertan un gran entusiasmo entre los clientes.

Ya sea por curiosidad, o por la novedad, en muchos sitios son la atracción: ir a cenar a un restaurante donde una máquina toma y trae los pedidos no deja de ser una extravagancia digna de ser experimentada y representa un valor agregado al local gastronómico.

E - GRUPO CLAN